¡Gracias por subscribirte a nuestro newsletter!

Recibirás un correo confirmando 
tu subscripción a nuestro blog. Prepárate 
para recibir el mejor contenido, consejos y herramientas para mejorar y automatizar tus estrategias de marketing, ventas y servicio al cliente.

Continua navegando
Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo el mejor contenido, consejos y herramientas para mejorar y automatizar tus estrategias de marketing, ventas y servicio al cliente. ¡Suscríbete ahora!

Ventas — 28 min de lectura

Los 30 tipos de clientes: cómo tratarlos para una venta exitosa

Por Francisco Morales

Publicado el 21/12/2022

Hay muchos tipos de clientes que las empresas pueden encontrar. Cada uno tiene necesidades, preferencias y comportamientos únicos, lo que puede hacer que sea un desafío brindarles el mejor servicio posible. 

En este artículo exploraremos los tipos más comunes de clientes y cómo comunicarte efectivamente con cada uno de ellos para atenderlos.

También veremos estrategias para satisfacer las necesidades únicas de cada tipo y garantizar que estén satisfechos con tu negocio.

¿Por qué es importante reconocer los tipos de clientes que existen?

Identificar los diferentes tipos de clientes es importante por varias razones:

  1. En primer lugar, permite adaptar la comunicación con cada cliente, para asegurarte de que reciban el mejor servicio y experiencia. Esto puede ayudar a generar confianza y mejorar tu relación con clientes, lo que conducirá a una mayor lealtad y repetición de negocios.
  2. Además, reconocer los diferentes tipos de clientes ayuda a anticipar y gestionar sus expectativas. Por ejemplo, si sabes que un cliente en particular es sensible al precio, puedes tomar medidas para garantizar que reciba un mejor acuerdo. En otro caso, si se trata de un cliente muy exigente, puedes prepararte junto con tu equipo para brindar el nivel de servicio que el cliente espera.
  3. También reconocer los diferentes tipos de clientes puede ayudar a identificar posibles desafíos y oportunidades. Por ejemplo, si sabes que un cliente es particularmente experto en tecnología, puedes ofrecerle productos o servicios más especializados o si sabes que un cliente duda en probar cosas nuevas, es posible que debas adoptar un enfoque más cauteloso al presentarle nuevos productos o servicios.

En general, reconocer los diferentes tipos de clientes te ayudará a brindar un mejor servicio, construir relaciones sólidas y tener un proceso de prospección y calificación de contactos más inteligente. 

¿Cómo tratar con clientes difíciles?

Tratar con clientes difíciles puede ser uno de los aspectos más desafiantes de brindar un servicio o administrar un negocio. 

Estos clientes pueden ser exigentes, poco cooperativos o simplemente imposibles de complacer, y pueden hacer que sea difícil atenderlos. Cuando te toque atender a este tipo de usuarios, sigue estos tips: 

  • Mantener la calma y ser profesional en todo momento

Puede ser tentador sentir  frustación o rabia cuando te enfrentas a un cliente desafiante, pero responder de manera negativa o poco profesional solo empeorará la situación. En su lugar, trata de mantener la calma y escucha atentamente lo que está diciendo esta persona. 

Al mostrar empatía y comprensión, a menudo puedes calmar la situación y encontrar una manera de resolver sus preocupaciones.

  • Otra estrategia importante para tratar con clientes difíciles es comunicarse abierta y honestamente

Sé transparente acerca de tus políticas y procedimientos, y dile al cliente lo que puedes y no puedes hacer para ayudarle. Si un cliente solicita algo que está fuera de tus capacidades o más allá del alcance de tus servicios, hazle saber de manera cortés y profesional. 

Al ser directo y honesto, puedes ayudar a manejar las expectativas del cliente y evitar que crezcan los malentendidos o conflictos.

  • Además, puede ser útil involucrar a otros miembros de tu equipo al tratar con clientes difíciles

Esto puede proporcionar apoyo y experiencia adicionales, y también ayudará a evitar conflictos de intereses o sesgos. Además de brindar una perspectiva objetiva para solucionar el inconveniente, puede ser útil para calmar los ánimos si la conversación ha escalado.  

Tratar con clientes difíciles puede ser un desafío, pero es esencial para brindar un servicio de alta calidad. Manteniendo la calma y el profesionalismo, comunicándote de manera abierta y honesta e involucrando a otros miembros de tu equipo, puedes tratar eficazmente con clientes difíciles.

Los 30 tipos de clientes, características y cómo tratarlos

A continuación, exploramos los diferentes tipos de clientes. Quizá un mismo cliente pueda presentar rasgos de varios tipos, esta información te permitirá saber cómo tratarlo y conseguir una venta exitosa.

1. Cliente detallista

Un cliente detallista es alguien que es muy específico y meticuloso en sus requerimientos y expectativas. Pueden tener una visión clara de lo que quieren y pueden tener instrucciones o especificaciones detalladas sobre cómo quieren que se hagan las cosas.

Algunas características comunes de un cliente detallista incluyen:

  • Son muy organizados y pueden tener un plan antes de empezar.
  • Son meticulosos y se fijan en los detalles.
  • Pueden tener instrucciones o requisitos específicos sobre cómo quieren que se hagan las cosas.
  • Pueden ser perfeccionistas y pueden tener altos estándares para la calidad del trabajo que esperan.

Para tratar con un cliente detallista, es importante:

  • Ser atento y minucioso en la comunicación y el trabajo. Esto significa seguir cuidadosamente sus instrucciones y especificaciones, y verificar dos veces el trabajo para asegurarte de que cumpla con sus expectativas.
  • Ser paciente y comprensivo, ya que trabajar con un cliente detallista a veces puede llevar mucho tiempo y ser un desafío. Esto significa estar abierto a sus comentarios y sugerencias, y estar dispuesto a hacer revisiones o ajustes según sea necesario.
  • Ser proactivo en la comunicación con el cliente. Esto significa proporcionar actualizaciones periódicas sobre el progreso del proyecto e informarles si hay algún desafío o problema que deba abordarse.

En general, tratar con un cliente detallista puede ser un desafío, pero el ser atento, minucioso y proactivo en tu comunicación, puede construir una relación de trabajo exitosa y entregar un trabajo de alta calidad que cumpla con sus expectativas.

2. Cliente amigable

El cliente amigable es alguien con quien es fácil trabajar y se comunica bien. Son respetuosos, considerados y aprecian el trabajo que haces. También están abiertos a sugerencias y dispuestos a escuchar ideas.

  • Son accesibles y flexibles al conversar.
  • Son respetuosos y considerados con su tiempo y recursos.
  • Están abiertos a nuevas ideas y sugerencias, y están dispuestos a escuchar otras perspectivas.
  • Aprecian el trabajo que haces y pueden expresar su gratitud a través de palabras o acciones.

Para tratar con un cliente amigable, es importante:

  • Mantener una actitud positiva y abordar la relación con un sentido de profesionalismo y respeto mutuo. Esto significa ser puntual en las reuniones, responder a sus mensajes de manera oportuna y estar abierto a sus comentarios.
  • Establecer límites y expectativas claros desde el principio. Esto ayudará a evitar malentendidos y asegurará que ambas partes estén en la misma página. Por ejemplo, es posible establecer con qué frecuencia se comunicará con el cliente, qué formas de comunicación se utilizarán y cómo se tomarán las decisiones.

En general, tratar con un cliente amigable es una experiencia positiva que puede conducir a una relación exitosa en el largo plazo. Al ser respetuoso, profesional y abierto a la comunicación, puedes construir una base sólida para la fidelización del cliente.

3. Cliente ideal o fiel

Un cliente ideal o fiel es alguien que constantemente elige hacer negocios contigo en lugar de otras opciones. Es posible que hayan estado trabajando juntos durante mucho tiempo y que tengan una relación sólida.

Algunas características comunes de un cliente ideal incluyen:

  • Están satisfechos con los productos o servicios que proporcionas.
  • Confían en tu negocio y en la capacidad para brindarles lo que necesitan.
  • Están dispuestos a referir a otros, y pueden promocionar activamente tu negocio entre sus amigos y colegas.
  • Están abiertos a probar cosas nuevas y pueden estar dispuestos a brindarle comentarios y sugerencias para mejorar.

Para tratar con un cliente leal, es importante:

  • Mantener un alto nivel de servicio y soporte al cliente. Esto significa ser receptivo, atento y disponible para responder sus preguntas y abordar sus inquietudes.
  • Mostrar aprecio por su lealtad. Esto puede significar ofrecerles ofertas o descuentos exclusivos, brindarles apoyo o recursos adicionales, o simplemente agradecerles por confiar en tu negocio.
  • Continuar brindándoles productos o servicios de alta calidad que puedan satisfacer sus necesidades y superen sus expectativas. Esto ayudará a mantener su lealtad y garantizará que continúen eligiendo tu negocio sobre otros.

En general, tratar con un cliente leal es una experiencia positiva que puede conducir a una relación laboral duradera y exitosa.

Al brindar un excelente servicio y soporte al cliente, mostrar aprecio y continuar brindando productos o servicios de alta calidad, puedes construir una base sólida para una asociación productiva y mutuamente beneficiosa.

4. Cliente conversador

El cliente conversador es una persona que tiende a hablar mucho, a menudo sin tener en cuenta las necesidades o preferencias de los demás. Este tipo de cliente puede dominar las conversaciones y dificultar que otros hablen.

Algunas características comunes de un cliente conversador incluyen:

  • Una tendencia a hablar largo y tendido sobre sus opiniones, experiencias o sentimientos.
  • Falta de conciencia de las reacciones o necesidades de otras personas.
  • Una incapacidad para escuchar activamente y responder cuidadosamente a lo que otros están diciendo.
  • Una tendencia a interrumpir o hablar sobre los demás para mantener la conversación centrada en sí mismos.
whatsapp marketing

Para tratar con un cliente hablador, es importante:

  • Establecer límites. Hazle saber al cliente que valoras su opinión, pero que también necesitas asegurarte de que todos tengan la oportunidad de participar en la conversación. Puedes hacer esto interrumpiendo o redirigiendo educadamente la conversación cuando sea necesario.
  • Fomentar la escucha activa. Los clientes habladores pueden beneficiarse de que se les enseñe a escuchar activamente y a responder cuidadosamente a lo que otros están diciendo. Anímalos a hacer preguntas, resumir lo que han oído y ofrecer comentarios relevantes.
  • Proporcionar oportunidades de reflexión. Es más probable que los clientes habladores escuchen y piensen antes de hablar si se les da la oportunidad de reflexionar sobre sus propios pensamientos y sentimientos. Anímalos a tomarse unos momentos para considerar su propia perspectiva antes de compartirla con otros.
  • Buscar ayuda. Si está luchando para gestionar a un cliente hablador, no tenga miedo de buscar ayuda de un colega o supervisor. Pueden ser capaces de proporcionar apoyo u orientación adicional sobre cómo manejar eficazmente la situación.

En general, tratar con un cliente hablador requiere paciencia, empatía y la voluntad de establecer límites y estrategias de comunicación efectivas

5. Cliente racional

El cliente racional es una persona que toma decisiones basadas en la razón y la lógica, en lugar de en emociones o impulsos. Este tipo de cliente suele ser capaz de pensar con claridad y crítica para sopesar los pros y los contras de las diferentes opciones antes de tomar decisiones.

Características del cliente racional:

  • Una tendencia a buscar información y pruebas antes de tomar una decisión.
  • La voluntad de considerar múltiples perspectivas y puntos de vista.
  • Una capacidad para pensar crítica y lógicamente.
  • La voluntad de cambiar de opinión basándose en nueva información o evidencia.

Para tratar con un cliente racional, es importante:

  • Proporcionar argumentos claros y lógicos. Es más probable que los clientes racionales se vean influenciados por argumentos y pruebas bien razonados. Esté preparado para proporcionar explicaciones claras y concisas para sus ideas o propuestas, y esté listo para respaldarlas con datos o ejemplos.
  • Estar abierto a los comentarios. Los clientes racionales pueden estar más dispuestos a escuchar sus ideas si usted está abierto a escuchar sus comentarios y sugerencias. Esté dispuesto a escuchar sus críticas y tenerlas en cuenta al refinar sus ideas o propuestas.
  • Construir una relación. Los clientes racionales pueden ser más receptivos a tus ideas si sienten que te conocen y confían en ti. Tómese el tiempo para construir una relación con ellos y trate de entender su perspectiva y necesidades.

En general, tratar con un cliente racional requiere paciencia, comprensión y la voluntad de proporcionar argumentos y pruebas claros y lógicos para apoyar sus ideas. Al usar estas estrategias, puede ayudar al cliente a tomar decisiones informadas y construir una relación con tu negocio más positiva.

6. Cliente reservado

Un cliente reservado es una persona que tiende a ser callada y reservada en situaciones sociales. Estos clientes pueden no participar activamente en conversaciones o actividades grupales y pueden preferir observar y escuchar en lugar de hablar.

Algunas características comunes de un cliente reservado incluyen:

  • Una tendencia a ser introspectivo y reflexivo, y una reticencia a compartir pensamientos y sentimientos personales con los demás. 
  • Dificultades para expresar sus necesidades y deseos.

Para tratar con un cliente reservado, es importante:

  • Respetar sus límites y darle espacio para sentirse cómodo. 
  • Evitar presionar al cliente para que participe en actividades o conversaciones que no le interesen.
  • Brindar oportunidades para que se exprese de una manera que le resulte cómoda.
  • Crear un entorno seguro y de apoyo, donde el cliente sienta aceptación y respeto sin importar su nivel de participación. 

En general, tratar con un cliente reservado requiere un enfoque paciente y comprensivo, y la voluntad de escuchar y apoyar al cliente en sus propios términos. Al brindar la orientación y el apoyo adecuados, es posible ayudar a los clientes reservados a superar su timidez y participar más plenamente en las interacciones sociales.

7. Cliente tímido

Un cliente tímido es una persona que duda o está nerviosa por participar en interacciones sociales, especialmente en entornos comerciales o profesionales. Estos clientes pueden tener dificultad para expresar sus pensamientos y sentimientos, y pueden evitar el contacto visual o el contacto físico con los demás.

Algunas características comunes de un cliente tímido incluyen:

  • Falta de confianza.
  • Tendencia a ser callado o reservado.
  • Miedo a ser juzgado o rechazado por los demás. 
  • Dificultad para tomar decisiones y pueden necesitar más tiempo y apoyo para sentirse cómodos en situaciones sociales.

Para tratar con un cliente tímido, es importante:

  • Evitar presionar al cliente para que participe en actividades o tome decisiones antes de que esté listo, 
  • Brindar muchas oportunidades para que exprese sus pensamientos y sentimientos a su propio ritmo. 
  • Crear un ambiente seguro y de apoyo, donde el cliente se sienta cómodo y aceptado.

En general, tratar con un cliente tímido requiere un enfoque amable y de apoyo. También la voluntad de escuchar y ayudar al cliente a sentirse cómodo y seguro. Al brindar el apoyo y la orientación adecuados, es posible ayudar a los clientes tímidos a superar sus dudas y participar más plenamente en las interacciones sociales.

8. Cliente exigente

Un cliente exigente es alguien que tiene altas expectativas y requiere mucha atención y esfuerzo de tu parte para poder satisfacer sus necesidades. Pueden ser exigentes en cuanto a la calidad del trabajo que esperan, la velocidad a la que esperan que se complete o la cantidad de comunicación y actualizaciones que requieren.

Algunas características comunes de un cliente exigente incluyen:

  • Tienen una visión clara de lo que quieren y no tienen miedo de expresar sus expectativas y deseos.
  • Pueden ser impacientes y pueden querer que las cosas se hagan rápidamente sin sacrificar la calidad.
  • Pueden ser exigentes en cuanto a la cantidad de comunicación y actualizaciones que requieren, y pueden esperar respuestas inmediatas a sus mensajes.
  • Pueden ser perfeccionistas y ¿tener altos estándares para la calidad del trabajo que esperan de tu negocio.
Mujer usa whatsapp en celular

Para tratar con un cliente exigente, es importante:

  • Establecer límites y expectativas claros desde el principio. Esto ayudará a evitar malentendidos y asegurará que ambas partes estén en la misma página. Por ejemplo, es posible establecer con qué frecuencia se comunicará con el cliente, qué formas de comunicación se utilizarán y cómo se tomarán las decisiones.
  • Ser profesional y respetuoso en sus interacciones con el cliente, incluso si son difíciles o exigentes. Esto significa ser puntual en las reuniones, responder a sus mensajes de manera oportuna y estar abierto a sus comentarios.
  • Administrar tu propio tiempo y prioridades de manera efectiva para cumplir con las expectativas del cliente. Esto puede significar reservar bloques de tiempo dedicados para trabajar en sus proyectos, priorizar sus tareas sobre otras o buscar ayuda de colegas si es necesario.

En general, tratar con un cliente exigente puede ser un desafío, pero al establecer límites claros, ser profesional y respetuoso y administrar su propio tiempo de manera efectiva, puede construir una relación de trabajo productiva y exitosa.

9. Cliente impaciente

Un cliente impaciente es alguien que quiere que las cosas se hagan rápido, pero sin sacrificar la calidad. Pueden estar ansiosos por comenzar un proyecto y pueden sentirse frustrados si las cosas no avanzan al ritmo que desean.

Algunas características comunes de un cliente impaciente incluyen:

  • Pueden ser exigentes en términos de la velocidad a la que esperan que se completen las cosas.
  • Pueden frustrarse o enfadarse fácilmente si sienten que las cosas se están demorando demasiado.
  • Es posible que tengan un fuerte sentido de urgencia y que no estén dispuestos a esperar a que las cosas se hagan correctamente.
  • Pueden ser impulsivos y pueden tomar decisiones rápidamente sin considerar completamente las consecuencias.

Para tratar con un cliente impaciente, es importante:

  • Ser proactivo y transparente en tu comunicación. Esto significa proporcionar actualizaciones periódicas sobre el progreso de su proyecto e informarles si hay retrasos o desafíos que deben abordarse.
  • Gestionar sus expectativas desde el principio. Esto puede significar establecer plazos claros, explicar los pasos necesarios para completar su proyecto y hacerles saber qué esperar en cada etapa.
  • Ser receptivo y estar atento a sus necesidades. Esto significa estar disponible para responder sus preguntas, abordar sus inquietudes y brindar apoyo cuando lo necesiten.

En general, tratar con un cliente impaciente puede ser un desafío, pero al ser proactivo, transparente y receptivo en su comunicación, puede construir una relación de trabajo productiva y exitosa.

10. Cliente indeciso

Un cliente indeciso es una persona que tiene dificultad para tomar decisiones o comprometerse con un curso de acción. Estos clientes pueden tener una tendencia a pensar demasiado o dudar de sí mismos, y pueden necesitar más tiempo y apoyo para tomar una decisión.

Algunas características comunes de un cliente indeciso incluyen:

  • Miedo a tomar una decisión equivocada.
  • Tendencia a postergar o evitar tomar decisiones por completo. 
  • Dificultades para sopesar los pros y los contras de las diferentes opciones y pueden necesitar ayuda para evaluar sus elecciones.

Para tratar con un cliente indeciso, es importante:

  • Proporcionar un entorno de apoyo y sin prejuicios. 
  • Evitar presionar al cliente para que tome una decisión antes de que esté listo y brinde mucho tiempo y espacio para que considere sus opciones.
  • Ofrecer orientación y asesoramiento, pero evitar tomar la decisión por el cliente o presionarlo hacia una opción en particular.

En general, tratar con un cliente indeciso requiere paciencia, comprensión y disposición para escuchar y ayudar al cliente a explorar sus opciones y tomar la decisión adecuada para él. Al brindar el apoyo y la orientación adecuados, es posible ayudar a los clientes indecisos a superar sus dudas y tomar decisiones informadas y con confianza.

11. Cliente negociador

Un cliente negociador es una persona que es esencial para el éxito de una transacción comercial o asociación. Estos clientes suelen tener una fuerte posición de negociación y pueden acordar condiciones favorables para ellos mismos.

Las características de un cliente negociador incluyen:

  • Tienen una comprensión clara de sus propias necesidades y requisitos, y son capaces de articularlos de manera efectiva.
  • Conocen el mercado y la industria, y tienen un buen sentido del valor del producto o servicio que se ofrece.
  • Son confiados y asertivos en sus negociaciones, y están dispuestos a abandonar un trato si no cumple con sus expectativas.
  • Tienen una sólida red de contactos y recursos, y pueden aprovecharlos en su beneficio.

Para tratar con un cliente negociador, es importante:

  • Hacer la tarea e investigar las necesidades, requisitos y expectativas del cliente.
  • Estar preparado para negociar y sé flexible en tu enfoque
  • Estar dispuesto a abandonar un trato si no cumple con sus propios objetivos comerciales.
  • Centrarse en construir una relación sólida con el cliente y brindar un servicio al cliente excepcional
  • Ser abierto y transparente en tus procesos de comunicación y toma de decisiones.

En general, tratar con un cliente negociador requiere una combinación de preparación, habilidades de negociación y la capacidad de construir relaciones sólidas y duraderas. Al comprender las características de un cliente negociador y ser proactivo en tu enfoque, puedes superar con éxito los desafíos de trabajar con estos importantes clientes.

12. Cliente autosuficiente

Un cliente autosuficiente es una persona que es capaz de satisfacer sus propias necesidades y lograr sus objetivos sin depender de apoyo o asistencia externa. Estos clientes suelen ser independientes, motivados y altamente capacitados en su campo.

Las características de un cliente autosuficiente incluyen:

  • Tienen conocimientos y experiencia en su campo, y pueden tomar decisiones informadas sin depender de otros.
  • Están motivados, y son capaces de establecer y alcanzar sus propios objetivos.
  • Son independientes y autosuficientes, y pueden manejar desafíos y obstáculos sin apoyo externo.
  • Son proactivos en su enfoque, y siempre están buscando formas de mejorar y crecer.

Para tratar con un cliente autosuficiente, es importante:

  • Reconocer y respetar su independencia y experiencia.
  • Estar preparado para proporcionar información y apoyo, pero evita ser demasiado “mandón” o sofocante.
  • Ser abierto y transparente en la comunicación, y estar dispuesto a escuchar sus perspectivas e ideas.
  • Estar dispuesto a adaptarse y ser flexible en el enfoque, ya que los clientes autosuficientes pueden tener sus propias necesidades y requisitos únicos.
  • Concentrarse en construir una relación sólida y colaborativa, y estar preparado para brindar valor y apoyo según sea necesario.

En general, tratar con un cliente autosuficiente requiere un equilibrio de apoyo e independencia. Al respetar su experiencia e independencia, y ser abierto y flexible en su enfoque, puede trabajar con éxito con estos clientes para lograr sus objetivos.

13. Cliente crítico

Un cliente crítico es una persona muy particular y difícil de complacer. Estos clientes a menudo tienen altos estándares y expectativas, y pueden ser difíciles de satisfacer.

Las características de un cliente crítico incluyen:

  • Tienen requisitos y expectativas muy específicos y, a menudo, exigentes.
  • Son muy quisquillosos y pueden ser difíciles de complacer, incluso cuando se cumplen sus expectativas.
  • Pueden ser indecisos e inseguros de lo que quieren, lo que dificulta el cumplimiento de sus solicitudes.
  • Pueden dudar en tomar riesgos o probar cosas nuevas, y pueden resistirse al cambio.

Para tratar con un cliente crítico, es importante:

  • Tomarse el tiempo para comprender sus necesidades y requisitos específicos, y estar preparado para abordarlos de manera exhaustiva y detallada.
  • Ser paciente y estar dispuesto a escuchar sus comentarios, incluso si son críticos o difíciles de escuchar.
  • Ser flexible y adaptar el enfoque, y estar dispuesto a hacer cambios o ajustes según sea necesario
  • Ser proactivo al proporcionar soluciones y opciones, y estar preparado para ofrecer alternativas si sus solicitudes originales no son factibles.
  • Concentrarse en construir una relación sólida y colaborativa, y estar dispuesto a hacer un esfuerzo adicional para garantizar que se satisfagan sus necesidades.

En general, tratar con un cliente crítico requiere paciencia, flexibilidad y la voluntad de recorrer “la milla extra”. Al comprender sus necesidades y ser proactivo en su enfoque, puede superar con éxito los desafíos de trabajar con estos clientes exigentes.

14. Cliente indiferente

Un cliente indiferente es una persona que carece de entusiasmo o interés en un producto, servicio o asociación. Estos clientes pueden ser difíciles de involucrar o motivar, y pueden requerir un esfuerzo adicional para mantener una relación positiva.

Las características de un cliente indiferente incluyen:

  • Pueden estar desconectados o desinteresados en el producto, servicio o asociación que se ofrece.
  • Pueden ser difíciles de involucrar o motivar, y es posible que no respondan a las técnicas tradicionales de marketing o ventas.
  • Pueden dudar en comprometerse con una compra o membresía, y pueden requerir garantías adicionales o incentivos para seguir adelante.
  • Pueden ser indecisos o poco claros acerca de sus necesidades y requisitos, lo que dificulta el cumplimiento de sus solicitudes.

Para tratar con un cliente indiferente, es importante:

  • Identificar las razones detrás de su falta de entusiasmo o interés y abordarlas directamente.
  • Ser proactivo en la participación y comunicación con el cliente, y estar dispuesto a hacer un esfuerzo adicional para mantener la relación.
  • Ser flexible y adaptable en su enfoque, y estar dispuesto a ofrecer soluciones y alternativas si sus solicitudes originales no son factibles
  • Ser transparente y abierto en su comunicación, y estar dispuesto a escuchar sus comentarios e inquietudes.

En general, tratar con un cliente indiferente requiere persistencia, flexibilidad y la voluntad de hacer un esfuerzo adicional. Recomendamos usar las recomendaciones dadas, sin embargo si el cliente definitivamente no se involucra, lo mejor es dejarlo ir. 

15. Cliente nervioso

Un cliente nervioso es una persona que está ansiosa o insegura acerca de un producto. Estos clientes pueden dudar en seguir adelante o tomar una decisión, y pueden necesitar apoyo adicional y tranquilidad para sentirse cómodos.

Las características de un cliente nervioso incluyen:

  • Pueden estar ansiosos o inseguros sobre el producto, servicio o afiliación que se les ofrece.
  • Pueden dudar en seguir adelante o tomar una decisión, y pueden necesitar más tiempo y apoyo para sentirse cómodos.
  • Es posible que no tengan claras sus necesidades y requisitos, y que no estén seguros de qué esperar
  • Es posible que se dejen influir fácilmente por la información o los comentarios negativos, y es posible que necesiten tranquilidad adicional para superar sus miedos y dudas.

Para tratar con un cliente nervioso, es importante:

  • Ser empático y comprensivo con sus preocupaciones y ansiedades, y estar preparado para ofrecer apoyo y tranquilidad.
  • Ser paciente y esté dispuesto a tomarse el tiempo para abordar sus preguntas e inquietudes, y brindar información clara y concisa
  • Ser transparente y abierto en su comunicación, y estar preparado para proporcionar referencias y testimonios para generar confianza.
  • Ser flexible y adaptable en su enfoque, y estar dispuesto a hacer cambios o ajustes según sea necesario para satisfacer sus necesidades.

En general, tratar con un cliente nervioso requiere empatía, paciencia y la voluntad de brindar apoyo y seguridad adicionales. Al comprender sus necesidades y ser proactivo en su enfoque, puede abordar con éxito sus miedos y dudas y avanzar con una relación positiva.

16. Cliente distraído

Un cliente distraído es una persona que tiene dificultad para concentrarse o prestar atención. Estos clientes pueden distraerse fácilmente con otras prioridades o tareas, y pueden requerir un esfuerzo adicional para atraer y mantener su interés.

Las características de un cliente distraído incluyen:

  • Pueden tener dificultades para concentrarse o prestar atención al producto, servicio o afiliación que se ofrece.
  • Pueden distraerse fácilmente con otras prioridades o tareas, y pueden requerir un esfuerzo adicional para captar y mantener su interés.
  • Pueden estar indecisos o inseguros de lo que quieren, y pueden necesitar apoyo y orientación adicionales para tomar una decisión.
  • Pueden dejarse influir fácilmente por influencias externas o prioridades contrapuestas, y pueden requerir un esfuerzo adicional para mantenerlos enfocados y comprometidos.

Para tratar con un cliente distraído, es importante:

  • Identificar y comprender las razones de su falta de enfoque y atención, y estar preparado para abordarlas directamente.
  • Ser proactivo en la participación y comunicación con el cliente, y estar dispuesto a hacer un esfuerzo adicional para mantener su interés.
  • Ser flexible y adaptar el enfoque, y estar dispuesto a ofrecer soluciones y alternativas si sus solicitudes originales no son factibles.
  • Ser transparente y abierto en su comunicación, y estar dispuesto a escuchar sus comentarios e inquietudes.

En general, tratar con un cliente distraído requiere persistencia, flexibilidad y la voluntad de hacer un esfuerzo adicional para mantener su atención. Un cliente distraído no es fácil pero si tiene en cuenta las recomendaciones que hemos dado será mucho más factible que pueda tener éxito con este tipo de cliente.

17. Cliente ocupado

Un cliente ocupado es alguien que exige mucho de su tiempo y atención. Pueden estar dirigiendo un negocio, administrando un equipo o haciendo malabarismos con varios proyectos a la vez.

Las características de un cliente ocupado incluyen:

  • Ser sensible al tiempo. 
  • Concentrarse en lograr sus objetivos y tener muchas responsabilidades. 
  • Pueden tener poca paciencia y tener altas expectativas sobre la calidad del trabajo que reciben.

Para tratar con un cliente ocupado, es importante: 

  • Ser organizado y eficiente. Esto significa estar preparado para las reuniones, responder a las solicitudes con prontitud y proporcionar actualizaciones periódicas sobre el progreso de un proyecto.
  • Ofrecer soluciones y sugerencias para ayudar al cliente a lograr sus objetivos de manera más efectiva. Esto demuestra que está interesado en su éxito y puede ayudar a generar confianza y una buena relación.
  • La comunicación es clave cuando se trabaja con un cliente ocupado. Asegúrese de comunicar claramente los plazos, las expectativas y cualquier desafío potencial para que el cliente esté siempre informado y pueda tomar decisiones rápidamente.

En general, la clave para tratar con un cliente ocupado es ser proactivo, receptivo y orientado a la solución. Al comprender sus necesidades y brindar valor, puede construir una relación de trabajo exitosa y ayudarlos a alcanzar sus objetivos.

18. Cliente que discute

Un cliente que discute es alguien que tiende a participar en discusiones acaloradas o contenciosas, a menudo en un intento de hacer valer sus propias opiniones o perspectivas. Pueden ser conflictivos, testarudos o difíciles de convencer, y pueden emocionarse o enojarse durante las discusiones.

Las características de un cliente que discute pueden incluir:

  • Ser obstinado.
  • Rígido en su forma de pensar y resistente al cambio. 
  • También pueden ser conflictivos, asertivos y no estar dispuestos a comprometerse.

Para lidiar con un cliente que discute, es importante:

  • Mantener la calma y ser profesional. Esto significa evitar verse envuelto en una discusión emocional o acalorada y, en cambio, concentrarse en encontrar soluciones y resolver el problema en cuestión.
  • Escuchar atentamente las preocupaciones del cliente y tratar de comprender su perspectiva. Esto puede ayudar a identificar cualquier terreno común y puede facilitar la búsqueda de una solución que satisfaga a ambas partes.
  • La comunicación es clave cuando se trabaja con un cliente que discute. Asegúrese de articular claramente su propia perspectiva y justificación, y trate de evitar el uso de un lenguaje que pueda percibirse como conflictivo o incendiario.

En general, la clave para lidiar con un cliente que discute es mantener la calma, ser profesional y concentrarse en encontrar soluciones. Al adoptar un enfoque respetuoso y colaborativo, puede ayudar a calmar la situación y encontrar una solución que funcione para ambas partes.

19. Cliente confundido

Un cliente confundido es alguien que no está seguro o no está seguro acerca de algo. Esto puede deberse a la falta de información, un malentendido o la falta de claridad sobre un tema o problema en particular.

Las características de un cliente confundido pueden incluir:

  • No estar seguro de lo que quiere o necesita. 
  • Tener dificultad para comprender información compleja o ser incapaz de tomar decisiones. 
  • También pueden ser vacilantes, indecisos o inseguros de cómo proceder.

Para tratar con un cliente confundido, es importante:

  • Ser paciente y comprensivo. Esto significa tomarse el tiempo para explicar las cosas con claridad y en términos simples, y proporcionar información o recursos adicionales según sea necesario.
  • Dividir la información compleja en partes más pequeñas y manejables. Esto puede hacer que sea más fácil de entender para el cliente y puede ayudarlo a sentirse más seguro en sus decisiones.
  • Hacer preguntas aclaratorias y proporcionar actualizaciones periódicas sobre el progreso de un proyecto. Esto puede ayudar a garantizar que el cliente esté siempre informado y pueda tomar decisiones con confianza.

En general, la clave para tratar con un cliente confundido es ser paciente, comprensivo y solidario. Al proporcionar información y orientación claras, puede ayudar al cliente a sentirse más seguro y capacitado para tomar decisiones informadas.

ebook de marketing conversacional gratis

20. Cliente descortés

Un cliente descortés es una persona que carece de modales básicos y muestra un comportamiento grosero o desconsiderado. Este tipo de cliente puede ser difícil de tratar y puede crear un ambiente de trabajo negativo.

Las características de un cliente descortés incluyen:

  • Comportamiento irrespetuoso o desconsiderado.
  • Falta de empatía o consideración por los demás.
  • Una tendencia a ser confrontacional o argumentativo.
  • Falta de respeto por los límites o las reglas.

Estos son algunos consejos para tratar con un cliente descortés:

  • Aborda su comportamiento directamente y con calma.
  • Hágales saber que su comportamiento es inaceptable y no será tolerado.
  • Establece límites y apégate a ellos.
  • Evite involucrarse en discusiones o intercambios acalorados
  • Si es necesario, involucre a un gerente o supervisor para ayudar a mediar en la situación.

En general, la clave para tratar con un cliente descortés es mantener la calma y mantener una conducta profesional. Al hacerlo, puede ayudar a calmar la situación y mantener un ambiente de trabajo positivo.

21. Cliente insatisfecho

Un cliente insatisfecho es un cliente que no está contento con el producto o servicio que ha recibido. Pueden sentir que sus necesidades no fueron satisfechas o que el producto o servicio no cumplió con sus expectativas.

Hay varias características que pueden indicar un cliente insatisfecho. Éstos incluyen:

  • Quejarse o expresar insatisfacción: Un cliente insatisfecho puede expresar su insatisfacción con el producto o servicio que recibió. Pueden hacerlo a través de quejas verbales o revisiones escritas.
  • Evitar el contacto: Un cliente insatisfecho puede intentar evitar el contacto con la empresa o negocio. Es posible que no respondan a correos electrónicos o llamadas telefónicas, o que se nieguen a interactuar con la empresa en las redes sociales.
  • Desvincularse de la empresa o el negocio: un cliente insatisfecho puede dejar de usar los productos o servicios de la empresa, o puede dejar de participar en el negocio por completo.

Para tratar con un cliente insatisfecho, es importante:

  • Escuchar sus inquietudes y atenderlas de manera oportuna y profesional. 
  • Disculparse por cualquier inconveniente o insatisfacción que hayan experimentado y ofrecer una solución o compensación si corresponde. 
  • Tener en cuenta sus comentarios y realizar los cambios necesarios para mejorar el producto o servicio. 

En general, al responder a un cliente insatisfecho de manera positiva y proactiva, las empresas pueden mantener una buena relación con sus clientes y mejorar su satisfacción general.

22.Cliente entusiasta

Un cliente entusiasta es una persona apasionada e ilusionada con un proyecto o idea. Puede ser un placer trabajar con este tipo de cliente y puede ayudar a crear un ambiente de trabajo positivo y energizante.

Las características de un cliente entusiasta incluyen:

  • Pasión y entusiasmo por el proyecto o idea en cuestión.
  • Voluntad de probar cosas nuevas y asumir riesgos.
  • Una actitud positiva y de poder hacer.
  • Ganas de colaborar y aportar.

Para trabajar eficazmente con un cliente entusiasta, es importante:

  • Alentar sus ideas y sugerencias.
  • Comparte su entusiasmo y entusiasmo.
  • Estar abierto a nuevas ideas y enfoques.
  • Empoderarlos para que asuman un papel activo en el proyecto.
  • Proporcionar apoyo y orientación según sea necesario.

En general, la clave para trabajar con un cliente entusiasta es fomentar su pasión y entusiasmo y ayudarlo a canalizarlo hacia resultados productivos y exitosos. Al hacerlo, puede crear un ambiente de trabajo positivo y energizante y lograr excelentes resultados.

23. Cliente conservador

Un cliente conservador es una persona que duda en tomar riesgos y tiende a favorecer los métodos y enfoques tradicionales establecidos. Este tipo de cliente suele ser cauteloso y cuidadoso en la toma de decisiones y puede resistirse al cambio oa las nuevas ideas.

Las características de un cliente conservador incluyen:

  • Una preferencia por métodos y enfoques probados y verdaderos.
  • Una tendencia a tener aversión al riesgo.
  • Un enfoque en la estabilidad y la seguridad.
  • Renuencia a aceptar cambios o nuevas ideas.

Para tratar con un cliente conservador, es importante:

  • Escuchar atentamente sus preocupaciones y necesidades.
  • Proporcionar información clara y concisa.
  • Enfatizar la estabilidad y confiabilidad de sus soluciones propuestas
  • Evitar presionarlos demasiado para que adopten nuevas ideas o cambien.
  • Estar preparado para brindar tranquilidad y apoyo según sea necesario.

En general, la clave para trabajar con un cliente conservador es respetar su naturaleza cautelosa y abordarlo con un enfoque tranquilo y mesurado. Al hacerlo, puede ayudarlos a sentirse cómodos y confiados en la toma de decisiones y, en última instancia, lograr resultados exitosos.

24. Cliente impulsivo

Un cliente impulsivo es alguien que tiende a tomar decisiones rápidas y, a menudo, precipitadas sin considerar cuidadosamente las posibles consecuencias o alternativas. Estos clientes pueden tener dificultades para controlar sus impulsos, lo que puede provocar un comportamiento impredecible y una falta de planificación a largo plazo.

Las características de un cliente impulsivo pueden incluir:

  • Tomar decisiones sin pensar en ellas.
  • Luchar para retrasar la gratificación o controlar los impulsos.
  • Ser propenso a comportamientos imprudentes o imprudentes.
  • Tener una tendencia a actuar por impulso en lugar de seguir un plan.
  • Ser fácilmente influenciado por apelaciones emocionales o recompensas inmediatas

Para tratar con un cliente impulsivo, es importante:

  • Establecer límites y expectativas claros: hágale saber a su cliente lo que espera de él en términos de comunicación, toma de decisiones y comportamiento. Esto puede ayudarlos a comprender las consecuencias de sus acciones y tomar decisiones más meditadas.
  • Fomentar la reflexión y la autoconciencia: ayuda a tu cliente a reconocer sus impulsos y pensar en las posibles consecuencias de sus acciones. Esto puede ayudarlos a tomar decisiones más deliberadas y reflexivas.
  • Proporcionar estructura y apoyo: Ofrezca a su cliente orientación y apoyo para ayudarlo a mantenerse encaminado y progresar hacia sus objetivos. Esto puede incluir proporcionar recursos, establecer metas y crear responsabilidad.
  • Buscar ayuda si es necesario: si la impulsividad de su cliente está causando problemas importantes o interrumpiendo su capacidad para trabajar, considere buscar ayuda de un superior.

En general, un cliente impulsivo es alguien que actúa por sus impulsos sin considerar las consecuencias. Para tratar con este tipo de cliente, es importante escuchar su perspectiva, brindarles información y opciones, establecer límites.

25. Cliente mercenario

El cliente mercenario es un término que se utiliza para describir a una persona que cambia con frecuencia entre diferentes proveedores de servicios o productos. Este comportamiento suele estar motivado por el deseo de encontrar la mejor oferta o la opción más adecuada a sus necesidades.

Los clientes mercenario se caracterizan:

  • Por su voluntad de probar cosas nuevas y su capacidad para adaptarse a las circunstancias cambiantes. 
  • Pueden ser muy selectivos y perspicaces, y pueden estar dispuestos a dedicar tiempo y esfuerzo para investigar y comparar diferentes opciones antes de tomar una decisión.

Para tratar con un cliente mercenario, es importante:

  • Ofrecer un alto nivel de valor y servicio al cliente. Esto puede incluir proporcionar información clara y precisa sobre sus productos o servicios, responder rápidamente a consultas e inquietudes y ofrecer precios competitivos y opciones flexibles. 
  • Establecer un programa de clientes leales o un sistema de recompensas para incentivar al cliente a permanecer en su negocio.
  • Comprender sus motivaciones y preferencias. Esto puede implicar pedir comentarios y realizar encuestas para recopilar información sobre por qué el cliente está cambiando y qué está buscando en un proveedor de servicios. Al comprender mejor las necesidades y prioridades del cliente, es posible que pueda ofrecerle soluciones y servicios más personalizados que se adapten mejor a sus necesidades.

En general, tratar con un cliente mercenario puede ser un desafío, pero también puede ser una oportunidad para mejorar su negocio y obtener una base de clientes más leal. Al ofrecer un alto valor y un excelente servicio al cliente, es posible que pueda retener al cliente y construir una relación a largo plazo.

26. Cliente apóstol

Un cliente apóstol es un cliente apasionado y entusiasta por un producto o servicio. Es probable que sean leales a la empresa o negocio, y que estén dispuestos a promocionar el producto o servicio a otros.

Hay varias características que pueden indicar un cliente apóstol. Éstos incluyen:

  • Uso constante del producto o servicio: es probable que un cliente apóstol use constantemente el producto o servicio que le apasiona. Pueden hacer compras regulares y pueden usar el producto o servicio con frecuencia.
  • Recomendar el producto o servicio a otros: un cliente apóstol puede estar dispuesto a recomendar el producto o servicio a otros. Pueden hacer esto a través de recomendaciones de boca en boca o mediante reseñas en línea y publicaciones en redes sociales.
  • Expresar entusiasmo y satisfacción: es probable que un cliente apóstol exprese entusiasmo y satisfacción con el producto o servicio. Es posible que se entusiasmen con los demás y que publiquen reseñas o comentarios positivos en línea.

Para tratar con un cliente apóstol, es importante:

  • Reconocer y apreciar su pasión y lealtad. Puede ser útil ofrecerles ofertas especiales o recompensas por su continuo apoyo, e interactuar con ellos en las redes sociales o a través de otros canales. 
  • Escuchar sus comentarios y sugerencias, y considerar implementar cualquier idea útil que puedan tener. 

Al mostrar aprecio y responder a la pasión de un cliente apóstol, las empresas pueden mantener una buena relación y continuar beneficiándose de su lealtad y promoción.

27. Cliente informado

Un cliente informado es una persona que está bien informada y versada en el tema en cuestión. Este tipo de cliente puede ser un recurso valioso y puede ayudar a impulsar el proyecto.

Las características de un cliente informado incluyen:

  • Una comprensión profunda del tema o la industria.
  • Voluntad de compartir sus conocimientos y experiencia.
  • Un enfoque en mantenerse al día con las tendencias y desarrollos de la industria.
  • Un deseo de aprender y crecer.

Para trabajar eficazmente con un cliente informado, es importante:

  • Solicitar su opinión y sugerencias.
  • Buscar su consejo y orientación.
  • Tomarse el tiempo para aprender de ellos.
  • Colaborar y trabajar juntos para encontrar soluciones.
  • Estar abierto a sus ideas y comentarios.

En general, la clave para trabajar con un cliente informado es aprovechar su conocimiento y experiencia y utilizarlos para impulsar la compra. Al hacerlo, puede crear un entorno de trabajo colaborativo y productivo y lograr excelentes resultados.

aumento de la tasa de conversión

28. Cliente silencioso

Un cliente silencioso es una persona que no participa activamente ni se involucra en los servicios o productos que recibe. Los clientes silenciosos pueden ser pasivos o no participar en el proceso de toma de decisiones, y es posible que no brinden retroalimentación o comentarios sobre sus experiencias.

Los clientes silenciosos a menudo se caracterizan:

  • Por su falta de comunicación y compromiso. Pueden ser difíciles de alcanzar o contactar, y es posible que no respondan a los intentos de solicitar comentarios o aportes. 
  • No expresan sus experiencias u opiniones, incluso si no están satisfechos o satisfechos con los servicios o productos que reciben.

Para trabajar eficazmente con un cliente informado, es importante:

  • Comunicarse activamente con él e interactuar con él. Esto puede incluir enviar comunicaciones y actualizaciones periódicas, así como solicitar comentarios y aportes sobre sus experiencias. Al hacer un esfuerzo por conectarse con el cliente y construir una relación, es posible que pueda alentarlo a que se exprese más y se involucre más en el futuro.
  • Ofrecer incentivos o recompensas por brindar comentarios y compromiso. Esto puede incluir ofrecer descuentos o promociones para los clientes que participen en encuestas o brinden reseñas, o crear un programa de fidelización que recompense la participación y el compromiso activos. Al ofrecer estos incentivos, es posible que pueda alentar al cliente a que se involucre más y hable sobre sus experiencias.

En general, tratar con un cliente silencioso puede ser un desafío, pero también es una oportunidad para mejorar tu negocio y las relaciones con tus clientes. Al hacer un esfuerzo por comprometerse y comunicarse con el cliente, es posible que pueda construir una relación más sólida y significativa.

29. Cliente metódico

Un cliente metódico es un cliente organizado y orientado a los detalles. Planifican y ejecutan cuidadosamente sus compras, y tienen expectativas y requisitos específicos para los productos o servicios que reciben.

Un cliente metódico se caracteriza por:

  • Investigar y comparar opciones: un cliente metódico puede pasar mucho tiempo investigando y comparando diferentes productos o servicios antes de tomar una decisión. Pueden consultar reseñas, comparar precios y evaluar diferentes opciones para asegurarse de que están tomando la mejor decisión.
  • Hacer preguntas detalladas: un cliente metódico puede tener muchas preguntas sobre el producto o servicio que está considerando y puede hacer estas preguntas de manera detallada y específica. Es posible que deseen conocer las características, el rendimiento y la confiabilidad del producto, así como los términos y condiciones del servicio.
  • Esperar información clara y detallada: un cliente metódico puede esperar información clara y detallada sobre el producto o servicio que está considerando. Es posible que deseen conocer las especificaciones, las garantías y las garantías, y es posible que deseen conocer los posibles riesgos o limitaciones.

Para tratar con un cliente metódico, es importante:

  • Brindarle información clara y detallada sobre el producto o servicio. Puede ser útil tener un conocimiento profundo del producto o servicio y poder proporcionar respuestas detalladas a cualquier pregunta que puedan tener. 
  • Ser transparente y honesto, y proporcionarles cualquier información relevante que puedan necesitar para tomar una decisión. 

Al proporcionar a un cliente metódico la información que necesita, las empresas pueden ayudarlo a realizar una compra informada y segura.

30. Cliente orgulloso

Un cliente orgulloso es alguien que confía en sus habilidades y logros, y que se enorgullece de su trabajo. Pueden ser exitosos en su campo, altamente calificados o muy apreciados por sus pares.

Las características de un cliente orgulloso pueden incluir:

  • Ser seguro de sí mismo, ambicioso y motivado. 
  • También pueden tener confianza en sus decisiones y opiniones.
  • Pueden tener altas expectativas sobre la calidad del trabajo que reciben.

Para tratar con un cliente orgulloso, es importante:

  • Ser profesional y respetuoso. Esto significa tratar al cliente con el mismo nivel de respeto y consideración que trataría a cualquier otro cliente, independientemente de sus logros o reputación.
  • Reconocer y apreciar los logros y éxitos del cliente. Esto puede ayudar a generar confianza y compenetración, y puede hacer que el cliente se sienta valorado y respetado.
  • Asegurarse que el cliente se sienta involucrado e informado, y puede ayudar a fomentar una relación de trabajo productiva.

En general, la clave para tratar con un cliente orgulloso es ser profesional, respetuoso y agradecido. Al reconocer sus logros y proporcionar un trabajo de alta calidad, puede construir una relación de trabajo exitosa y ayudar al cliente a lograr sus objetivos.

Cómo puedes tratar los diferentes tipos de clientes en WhatsApp

Desde las soluciones WhatsApp Business y WhatsApp Business API, es posible manejar todo tipo de clientes descritos aquí en este artículo.

Desde el envío de una lista de transmisión hasta el servicio personalizado, aproveche las soluciones de WhatsApp para retener y ganar nuevos clientes.

Conclusión

En conclusión, los clientes vienen en todas las formas y tamaños, y cada tipo de cliente requiere un enfoque diferente para comunicarse y trabajar juntos de manera efectiva. 

Al comprender los diferentes tipos de clientes y saber cómo manejar cada uno de ellos, puedes mejorar tu capacidad para construir relaciones de trabajo sólidas y lograr resultados exitosos.

Ya sea que estés tratando con un cliente exigente, un cliente mercenario o un cliente ideal, la clave es seguir siendo profesional, paciente y adaptarse para brindar el mejor servicio posible.

Si te interesa utilizar WhatsApp API para automatizar las respuestas a tus clientes teniendo en cuenta los diferentes tipos de clientes que existen, en treble.ai nos encantará ayudarte. Habla con un experto en automatización.

0
Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo el mejor contenido, consejos y herramientas para mejorar y automatizar tus estrategias de marketing, ventas y servicio al cliente. ¡Suscríbete ahora!